El sistema interamericano se compromete a celebrar el fin de la pena de muerte

Incidencia

Publicado por World Coalition Against the Death Penalty, el13 enero 2020

Promover la adhesión al Protocolo americano sobre la abolición de la pena de muerte

El Foro SIDH fue una oportunidad para celebrar el 60º aniversario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el 40º aniversario de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El 7 de noviembre, la Coalición Mundial organizó un panel sobre el 30º aniversario del Protocolo americano sobre la abolición de la pena de muerte. De los 35 Estados miembros de la OEA, 13 han ratificado el Protocolo Americano , 8 países que son abolicionistas en la legislación no lo han ratificado (Bolivia, Canadá, Colombia, El Salvador, Guatemala, Haití, Perú y Suriname) y 14 siguen manteniendo la pena de muerte.
En nombre de la Coalición Mundial, el Presidente Kevin Miguel Rivera Medina habló de la situación de la pena de muerte en el mundo, en América, de los logros y los retos regionales. El Comisionado Joel Hernández García pidió a la CIDH y la Coalición Mundial que fortalezcan su colaboración y destacó la importancia de involucrar a los ocho países abolicionistas que aún no han adherido al Protocolo Americano.

Fortalecimiento de las medidas cautelares para prevenir las ejecuciones

En los últimos años, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha tomado varias decisiones sobre casos de pena de muerte, incluyendo medidas cautelares para evitar las ejecuciones, como en Estados Unidos. Cuando evaluó el impacto histórico del sistema interamericano de derechos humanos y los desafíos para el futuro, el Comisionado Joel Hernández García señaló que hay algunas medidas preventivas que nunca se han aplicado. En Estados Unidos, la dualidad de jurisdicciones (federal y estatal) es un verdadero desafío para el sistema interamericano de derechos humanos.

Se sugirieron varias ideas para mejorar esta situación: aumentar el trabajo entre la sociedad civil y el sistema interamericano, priorizar situaciones emblemáticas para ser más eficaces, mejorar la cobertura de los medios de comunicación, crear directrices sobre cómo cumplir con las recomendaciones y decisiones, desarrollar las redes sociales, promover una forma periódica y sistémica de seguimiento de las medidas correctivas a diferentes niveles: ejecutivo, judicial, legislativo.

Cuestionar el status quo en el Caribe anglófono

El 12 de noviembre de 2019, durante el 174º Período de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebrado en Quito (Ecuador), the Death Penalty Project, organización miembro de la Coalición Mundial, compareció ante la Comisión durante una audiencia temática sobre la situación de la pena de muerte en el Caribe anglófono. La delegación estuvo integrada por el Codirector Ejecutivo Saul Lehrfreund, junto con la abogada jamaicana Malene Alleyne y Kacey Mordecai: abogada y responsable de programas en Robert F Kennedy Human Rights.

Alrededor de un tercio de los Estados miembros de la OEA mantienen actualmente la pena de muerte, y de los 14 Estados que la mantienen, 12 se encuentran en el Caribe anglófono. Sin embargo, hace más de diez años (mucho más tiempo en la mayoría de dichos países) que no se lleva a cabo ninguna ejecución en ninguno de ellos. Estados Unidos son el único país de la OEA que lleva a cabo ejecuciones de manera activa.

En la actualidad, hay por lo menos 69 condenados a muerte en el Caribe anglófono: en Barbados (10), Granada (1), Guyana (15), San Vicente y las Granadinas (1) y Trinidad y Tobago (42).

Sólo cuatro países del Caribe anglófono (Barbados, Dominica, Granada y Jamaica) han ratificado la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Barbados y Dominica han formulado reservas específicas a la Convención Americana con respecto al uso de la pena de muerte, y Trinidad y Tobago denunció la Convención Americana en 1998 con el fin de seguir imponiendo la pena de muerte de conformidad con las leyes del país.

En un comunicado de prensa que resume la sesión, la CIDH solicita a los Estados miembros de la OEA que mantienen la pena de muerte que tomen medidas proactivas para avanzar hacia la abolición: «La CIDH se mostró particularmente preocupada por la información presentada sobre la pena de muerte en los países del Caribe anglófono. Aunque dichos países no han aplicado la pena de muerte desde hace más de 10 años, aún existen obstáculos para abolir esta forma de castigo (…). La CIDH insta a los Estados que aún aplican la pena de muerte a que procedan a su abolición o, por lo menos, impongan una moratoria a su aplicación».

Según The Death Penalty Project:«En este contexto, y teniendo en cuenta la condición de abolicionistas de facto de todos los países del Caribe anglófono, es evidente que falta un impulso en toda la región hacia la abolición completa. Esta pasividad no refleja necesariamente una oposición significativa a la abolición, sino más bien una reticencia a cuestionar el statu quo. Dado que en la región no se han producido ejecuciones durante más de una década, y más de dos décadas en muchos de esos Estados, parece evidente que, con el impulso necesario, podrían adoptarse medidas importantes para la completa abolición de la pena capital en el Caribe anglófono.

La audiencia completa está disponible en línea en la siguiente página: https://www.youtube.com/watch?time_continue=1011&v=c9NECHBXCmA&feature=emb_title

Más artículos